Javier Cabezas, presente en la 46º Reunión Anual SEPA
22 de octubre de 2012
El miedo al dentista se transmite de madres a hijos
10 de enero de 2013

Los síntomas de una encía enferma son el sangrado espontáneo o al cepillado, la aparición de pus en la encía, mal sabor o mal olor de boca, enrojecimiento, retracción, cambio de posición de los dientes, sensibilidad térmica, dolor e incluso movilidad. Las enfermedades del periodonto más frecuentes son conocidas como enfermedades periodontales. Las formas leves se llaman gingivitis y afectan sólo a la encía; las graves son las periodontitis en las que se produce una destrucción de los tejidos profundos como el ligamento periodontal y el hueso alveolar.

La diferencia entre ambas situaciones requiere la valoración por parte del dentista, por lo que si presenta algunos de estos síntomas deberá consultar para que valoren la situación y le aconsejen cómo actuar.

No es normal que una encía sana sangre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies puedes ver aquí la política de cookies. Si continuas navegando estás aceptándola